Apretar mucho y abarcar lo justo (Especialización)

En esta nueva entrada en el blog voy a hablar sobre la especialización en el campo de la traducción. Siempre que pienso en la especialización me viene rápidamente a la cabeza el dicho “quien mucho abarca, poco aprieta” y cada vez creo que es más cierto. El título de esta entrada, “apretar mucho y abarcar lo justo”, es, a mi modo de ver, justamente lo que uno pretende cuando se especializa: abarcar las áreas del saber en las que se sienta cómodo o cómoda, que le apasionen y en las que sea bueno y dedicarse exclusiva o casi exclusivamente a ellas, “apretando mucho” y convirtiéndose en un experto en la materia.

Centrarse en una de las ramas de nuestra área de conocimiento puede ser positivo
Centrarse en una de las ramas de nuestra área de conocimiento puede ser positivo

Según el diccionario de la RAE, especializar significa “cultivar con especialidad una rama determinada de una ciencia o de un arte.” Es decir, elegir una o algunas temáticas de nuestro campo del saber, ciencia o arte y trabajarlas para convertirnos en buenos conocedores de ese entorno. 

Hoy en día, en todos los trabajos uno tiene que especializarse. En el pasado, el conocimiento de las artes o las ciencias era más limitado y un “sabio” podía ser alguien que sabía un poco de todo. Pero a medida que ha pasado el tiempo y las ciencias se han especializado, el profesional ha tenido que especializarse con ellas. Ya no basta saber un poco de todo, porque las ciencias han evolucionado tanto que sería imposible saberlo todo de todas. Es por ello por lo que, medio por obligación, los profesionales debemos elegir uno o ciertos caminos en los que centrarnos dentro de la gran ciencia que abarque nuestra profesión. Pero hablemos de casos más concretos. El traductor estudia Traducción en la universidad,y se llama Traducción en mayúsculas porque intenta abarcar o tocar todos y cada uno de los ámbitos de esta ciencia/arte (otro debate a parte). Sin embargo, es imposible que un traductor o traductora sea bueno y competente en los cientos de subcampos de la Traducción y por ello decidirá si quiere dedicarse a la traducción jurídica, técnica, quizás se interesará por la traducción médica o la lingüística, se decantará por la traducción literaria o se convertirá en profesor de español en el extranjero. Todos, a la fuerza, y a veces sin darnos cuenta nos especializamos. No quiero decir con ello que no seamos buenos en traducción técnica si nos hemos especializado en traducción médica, pero sabremos más de aquella materia en la que hemos profundizado más con nuestros estudios o también debido a nuestro trabajo.

Por esta razón, cuando una empresa busca a un traductor, es importante saber qué especialización o especializaciones posee y cuál es su experiencia en estos ámbitos, ya que un “traductor general” puede ser bueno pero puede perderse en un texto altamente complicado de neurociencia, por ejemplo. En mi propio caso, me he especializado en los ámbitos siguientes:

desarollo y ayuda a la cooperación internacional (ONG)

– Nanociencia y nanotecnología 

Márketing y publicidad

– Cultura, arte, literatura, teatro

Debido a los trabajos que he realizado hasta el momento, me he enfrentado a grandes cantidades de palabras y muchos documentos relacionados con estas temáticas: proyectos de cooperación internacional, manuales de ventanas de PVC, nanotecnología y sus aplicaciones médicas, artículos sobre literatura, teatro, etc. Pero todo ello, traducido a lo que le interesa al cliente, significa: una traducción más precisa (debido al conocimiento del tema), más rápida (no necesito una extensa documentación previa ni consecutiva a la traducción puesto que estoy familiarizada con el tema) y de calidad (resultado de los dos puntos anteriores.)

En el laberinto del conocimiento, hay que elegir un camino (especialización) y seguirlo para llegar a ser excelentes y competentes en él
En el laberinto del conocimiento, hay que elegir un camino (especialización) y seguirlo para llegar a ser excelentes y competentes en él

Porque especializarnos básicamente significa centrarnos en aquello en lo que somos buenos, lo que nos hará aumentar en rendimiento, calidad y profesionalidad. Les dejo con un ejemplo bastante ilustrativo (en inglés) sobre cómo repercute la especialización en el mercado. ¡Espero que les guste!

 

A %d blogueros les gusta esto: