De páginas web y logos

Hace mucho que no escribo en mi blog porque las traducciones, el máster que estoy cursando y las clases de inglés no me dejan tiempo para nada. Pero ahora que se acerca Semana Santa y parece que vamos a disfrutar de unos días de más tranquilidad, me gustaría presentaros las tareas de marketing que he llevado a cabo en estos últimos meses.

Gemmatraductora no tenía un logo que pudiera enseñar con orgullo, con el que firmar mis correos, incluir en mis facturas y en mis tarjetas de presentación y creí que ya era hora de subsanarlo. Así que me puse a buscar diseñadores gráficos  y encontré a Judith Antolín, quien me ha diseñado un logo que me parece a la vez funcional, elegante y que creo que casa muy bien con mi estilo.

gemmatraductora-B-petit La T y la G representan las teclas de una antigua máquina de escribir. Además, la diseñadora jugó con el hecho de que, en los teclados y las antiguas máquinas de escribir, ambas letras están en la posición exacta de mi logo, una encima de la otra y ligeramente en diagonal, y las unió con las flechas que a la vez representan los sentidos de la traducción de una lengua a otra y el hecho de que la T está arriba de la G y no al revés.

 

máquina de escribir

 

Finalmente, y como se puede comprobar al entrar en mi blog, la página web de Gemmatraductora también es nueva. Creí conveniente, después de dos años como autónoma, revisar y modernizar una web que al principio creé yo sola. Claro que me costó lo suyo crearla con WordPress, y cumplía su función, pero yo no soy programadora, ni diseñadora de webs, ni tengo tiempo ni ideas para dedicarle a un trabajo que los profesionales pueden hacer con mucha más facilidad. Contacté con Titani, de Vilafranca del Penedès, y Josep se ha encargado de la web que ahora tenéis delante.

En resumen, me doy cuenta de que un negocio propio implica mucho trabajo continuo y mucho cariño. No puedes abandonar tu proyecto a medias y dejar la misma web con la que empezaste, que estaba bien en ese momento, pero que no casa con tu idea de negocio o con tus aspiraciones futuras. No puedes seguir con el mismo logo cutre que tú misma hiciste con Pixlr porque no demuestra profesionalidad, sino más bien al contrario.

Al invertir en un negocio propio, inviertes en ti mismo, porque las oportunidades que traerá consigo siempre serán mejores si tu imagen (y evidentemente, tu calidad como profesional) son mejores. Y además, al igual que no confiaría en Google Translate para mis traducciones, no me fío de una traductora (en este caso, una servidora) para realizar una página web y un logo, como tampoco me fiaría de un cocinero para arreglar las tuberías. Cada uno lo suyo. No por nada nos dedicamos a lo que se nos da bien.

 

Y en la próxima entrada… ¡la traducción editorial y literaria!

Deje un comentario

A %d blogueros les gusta esto: