Consejos para mejorar tu inglés

5 consejos para mejorar tu inglés

Sé que quieres mejorar tu nivel de inglés pero te da mucha pereza ir a clases y estudiar después de todo el día trabajando, cuidando de la familia y atendiendo tus obligaciones y compromisos sociales.

Por eso, hoy te traigo cinco consejos que te ayudarán a mejorar tu nivel de inglés, poco a poco y sin darte (casi) ni cuenta.

Es evidente que el inglés es la asignatura pendiente en nuestro país.

Algunas empresas integradas en contextos más internacionales tienen trabajadores que ya dominan el idioma global, pero hay otras empresas en proceso de expansión que todavía tienen dificultades para poder relacionarse en entornos multilingües.

Los empleados tienen problemas cuando tienen que demostrar todo lo que saben y explicar qué pueden hacer para sus clientes cuando lo tienen que decir en inglés.

Pero dejemos de lamernos las heridas y pasemos a ver cómo puedes, casi sin esfuerzo o con un esfuerzo que sea agradable, mejorar tu nivel de inglés.

  1. Mira series en inglés. ¿Un clásico, no? Personalmente recomiendo más ver series que películas, porque son más extensas en el tiempo y después de unos cuantos capítulos, nuestro oído se va adaptando al acento de los personajes.
     
    En un película solo tenemos una hora y media para entender el argumento y el acento de los personajes, por lo tanto, lo recomiendo ya para niveles más avanzados.
     
    Series que pueden estar bien para niveles iniciales: Friends, How I Met Your Mother, Jane the Virgin, Sex and the City, Game of Thrones, Vikings o Modern Family (cuidado con las bromas, llenas de dobles sentidos para niveles intermedios o avanzados).
     
    En definitiva cualquier sitcom o serie de trama poco complicada que nos permita centrarnos en el idioma y no en el argumento.
     
    A medida que mejore tu nivel de inglés, puedes avanzar hacia series más complejas como Sherlock o House of Cards, Los Soprano, The Wire, o El Cuento de la Criada.
     
    En cuanto a la pregunta “subtítulos sí, o subtítulos no”, yo siempre soy de “subtítulos sí, pero en inglés“.
     
    Esta opción nos permitirá saber cómo suenan las palabras que ves escritas y así, al mismo tiempo aprenderás a escribirlas y pronunciarlas.
  2.  

  3. Descárgate una app gratuita para aprender inglés: cada vez tengo más alumnos que me cuentan que usan la aplicación x para repasar, ampliar y consolidar vocabulario, gramática, expresiones, etc.
     
    Prueba DUOLINGO, Babbel o las apps del British Council con lecciones para diferentes niveles y comienza a aprovechar el tiempo que vas en tren, que esperas el turno al médico o cualquier otro rato muerto para mejorar un poco más tu nivel de inglés.
  4.  

  5. Busca una “pareja lingüística”. Muchísima gente se centra en el aprendizaje escrito, cuando en realidad lo que luego necesitamos en la vida es saber hablar el idioma cuando viajamos, atendemos el teléfono o estamos en una feria internacional presentando nuestra empresa.
     
    La pareja lingüística vendría a ser, dicho llanamente, “buscar a un amigo que también quiera aprender inglés y practicad juntos”.
     
    Acuerda al menos quedar una hora a la semana y tomáoslo en serio como si fuera vuestra hora de clase con profesor.
     
    Imagínatelo: igual delante de una cerveza o una copa de vino se te hace menos difícil soltarte, ¿no crees?
  6.  

  7. Cuarto, muy importante: pierde la vergüenza. No avanzarás si no la dejas en casa.
     
    Todo el mundo ha estado en tu lugar, todo el mundo ha tenido dificultades para expresarse, pero si no te lanzas nunca, no mejorarás.
     
    ¡Libérate del bloqueo que te representa y te darás cuenta que evolucionas más rápidamente de lo que creías!
  8.  

  9. Y por último, piensa qué cosas te interesan.
     
    Navega por Internet y descubre las Ted Talks de tu tema preferido, busca recetas en inglés, haz yoga con un video de Youtube en este idioma, lee el New York Times, sigue páginas en inglés en las redes sociales, e incluso configura el móvil en este idioma. Todo ayuda, ¿verdad?

 
Aparte de todo esto, recuerda que las empresas tienen un crédito formativo que se puede usar para la formación en idiomas (del que hablé en esta entrada anterior) y que te puede ayudar a dar el impulso que necesitas para sentirte cómodo en esta lengua, pero también tienes muchos otros recursos a tu alcance para seguir aprendiendo a tu ritmo.

¡Adiós, excusas; hola, inglés!

 
¿Qué te parecen estos consejos? ¿Ya los aplicas? ¿Usas otros que no hemos incluido? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

No hay comentarios

Deja un comentario