Ortografía - cómo escribir sin faltas

Escribe sin faltas de ortografía como un auténtico profesional

 

En este artículo te damos algunas claves para escribir mejor y evitar la vergüenza de publicar un texto con faltas de ortografía y que alguien te lo tenga que señalar cuando ya es demasiado tarde.

Escribimos constantemente. Escribimos en el trabajo (¿has pensado alguna vez cómo ha sustituido el correo electrónico casi todas tus llamadas?), en nuestra vida personal, y cada vez más nuestra comunicación es escrita.

Pero las faltas de ortografía siguen siendo nuestra asignatura pendiente.

Abreviamos palabras, no ponemos la puntuación que toca, y escribimos tan rápidamente que a veces cuesta entender que queríamos expresar.

Está claro que cuando necesitamos un texto perfectamente redactado (porque tenemos que publicarlo, porque tiene importancia por cualquier motivo), podemos contar con la colaboración de un corrector profesional que revise nuestro trabajo.

Pero no siempre tenemos el tiempo o podemos invertir dinero en esta tarea y necesitamos rápidamente poder ser capaces de escribir sin faltas.

Así que para aquellos momentos que tengas que salir del paso y quieras escribir como un auténtico profesional, aquí van algunos consejos que nosotros mismos utilizamos en GEMMA Traductora:

  1. Lee, lee y lee: la primera recomendación que damos a las personas que quieren mejorar la forma en que escriben, es leer mucho.

 
Las palabras, incluso las más difíciles, se vuelven conocidas y familiares a medida que las vemos con más frecuencia.

Cuanto más leas, más palabras memorizarás y más ampliarás tu vocabulario, incluso aunque no lo notes.

  1. Por otra parte, no menosprecies los correctores automáticos, y aprovecha los que son gratuitos para mejorar la calidad de tus textos.

 
El corrector ortográfico es una manera dinámica de corregir la mayor parte de los errores del texto
, y si nos fijamos en los cambios que nos sugiere e intentamos entender cuál es el error que hemos cometido, probablemente aquella palabra ya nos quedará fijada en la memoria y no la volveremos a escribir mal nunca más.

Los correctores gratuitos más habituales que puedes utilizar incluyen el de Word, el de la web de Softcatalà (para textos en catalán) o el de Stilus en castellano.

Aunque Stilus tiene una versión de pago que puedes instalar en Word y que es muy completa, también puedes usar, para textos breves, la versión gratuita que tiene en la web.

  1. Recursos gratuitos en internet: además de los correctores, si dudamos al escribir palabras concretas, o una preposición u otra, tenemos a nuestra disposición muchos recursos gratuitos en internet que nos pueden ayudar a solucionar las dudas.

En el caso del castellano, la RAE es el primer diccionario que nos viene a la cabeza.

No contiene todas las palabras, pero si queremos saber si una palabra está admitida o no por la normativa, la buscaremos aquí.

Por otro lado, el Diccionario Panhispánico de Dudas, da respuesta a las dudas lingüísticas más habituales (ortográficas, léxicas y gramaticales) que plantea el uso del español.

Pero el recurso estrella para nosotros y que usamos casi cada día en Gemma Traductora, es la página web de Fundéu, el buscador urgente de dudas.

La Fundación del Español Urgente es una institución sin ánimo de lucro que tiene como objetivo impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación (y por extensión, el buen uso de la lengua para cualquier usuario privado).

Fundéu es la biblia de la resolución de dudas, ya que su buscador te encuentra el 99,9 % de las dudas que tengas (“¿cómo escribo este anglicismo en español?, “¿mar Mediterráneo se escribe en mayúscula?”).

Pero lo mejor de la web de Fundéu es que además, puedes hacer consultas personalizadas directamente a través de sus redes sociales (Twitter y Facebook) que el equipo de correctores y expertos contesta en solo unas horas.

  1. Busca sinónimos: otro consejo complementario a la consulta de estas páginas sería, por ejemplo, si no sabemos cómo se escribe cierta palabra, en lugar de arriesgarnos a cometer un error, podemos buscar una que signifique lo mismo y que sepamos seguro cómo se escribe.

 

  1. Otras formas de mejorar la escritura: también podemos mejorar nuestra escritura haciendo crucigramas de diferentes dificultades, sopas de letras, dictados, y, sobre todo, revisando todo lo que hemos escrito antes de darlo por terminado, o pedir la opinión a otra persona si no estamos seguros de algo.

 

  1. Hoy en día, incluso hay juegos de mesa y otras aplicaciones que te pueden ayudar a desarrollar mejor tu destreza con la ortografía y el vocabulario, y que no son tan aburridas como hacer un dictado.

 

Así que ya no hay excusas. Escribir bien solo requiere un poquito de atención, empeño por nuestra parte, y buscar la ayuda adecuada cuando la necesitemos.

Valoremos la importancia de escribir bien, porque, al fin y al cabo, nuestra escritura dice mucho de nosotros mismos (o incluso de nuestra empresa) y puede transmitir tanto aspectos muy positivos, como otros muy negativos.

Y tu manera de escribir, ¿qué transmite?

Cuéntanos en los comentarios cómo consigues escribir sin faltas y comparte qué recursos usas cuando tienes una duda. ¡Te leemos!

No hay comentarios

Deja un comentario