¿Qué es la transcripción?

¿Qué es la transcripción? Cuándo y cómo puedes encargarla

 

En Gemma Traductora, además de traducciones y correcciones, a veces nuestros clientes nos encargan transcripciones.

¿Te suena la palabra? ¿Has tenido que encargar una alguna vez?

Una transcripción es, dicho de una forma muy llana, trasladar a un documento escrito un archivo de audio para luego utilizarlo con un propósito determinado.

 

Casos en que es necesaria una transcripción

 

  • Estudios, trabajos universitarios, proyectos de investigación, etc.

Imagina que tienes un conjunto de entrevistas para un estudio que tienes que analizar o un proyecto de investigación que estás haciendo para tu empresa.

Muchas veces, es más práctico utilizar un documento escrito que no el audio original de la entrevista, ya que puedes fácilmente buscar el trozo de conversación que te interesa, puedes hacer búsquedas sencillas dentro del documento y puedes copiar y pegar algún fragmento en otro documento que estés redactando.

  • Juicios, plenos, ruedas de prensa, conferencias, llamadas…

Si estás en un acto importante sobre el que luego tengas que trabajar, una transcripción te facilitará mucho la vida.

Como en el caso anterior, tener en papel lo que se ha dicho en un juicio, un pleno de un Ayuntamiento, una rueda de prensa o una conferencia te ayuda a seleccionar más rápidamente la información para poder analizarla posteriormente.

  • Documentales, vídeos corporativos, vídeos para televisión, Youtube, etc.

A veces se nos olvida, pero los subtítulos son un tipo de transcripción, ya que pasamos un texto oral a escrito, a veces en el mismo idioma (si subtitulamos para personas con diversidad auditiva) o a veces traducidos.

En cualquier tipo de archivo de audio o de vídeo podemos añadir una transcripción para facilitar el acceso del vídeo a todo tipo de personas, cosa que aumentará la repercusión de nuestro proyecto y estaremos dando acceso a la información a muchas personas más.

 

Tipos de transcripción

 

Los tipos de transcripción más habituales son el natural y el literal.

La transcripción literal es la que se mantiene más fiel al original de audio.

En este tipo de transcripción, quedan recogidos todos los sonidos, incluyendo errores, muletillas, expresiones más bien orales que todos usamos al hablar, frases inacabadas…

¿Cuándo puede ser útil este tipo de transcripción?

Normalmente se usa en juicios o transcripciones de actos legales, ya que cualquier detalle puede tener una gran repercusión y se analiza posteriormente.

La transcripción natural, a su vez, es una versión “limpia” del texto oral. En este tipo de transcripción se eliminan lo que antes habíamos dejado en la transcripción literal, y el texto es, por lo tanto, más fácil de leer.

 

¿Cuándo utilizar la transcripción natural?

 

Este tipo de transcripción sin muletillas, sin frases inacabadas, sin expresiones orales, se usa en entrevistas periodísticas, en transcripciones de vídeos, o, en definitiva, en casos en que el texto debe quedar más pulido.

Pero vayamos a lo práctico.

 

¿Qué debo tener en cuenta al pedir un presupuesto de transcripción?

 

Como comentábamos, en primer lugar es importante saber qué transcripción (natural o literal) necesitas, dependiendo de para qué vayas a usar ese documento que te entregamos.

Si tu grabación es sobre un tema empresarial, un acta de una asamblea, una reunión, un tema médico (para uso propio), une entrevista periodística o de divulgación, la transcripción natural será la más apropiada.

En cambio, si se trata de un juicio, un tema que debe analizar un perito, un tema sensible por cualquier motivo o una investigación científica, quizás te interesará más una transcripción literal para analizar hasta el más mínimo detalle de lo que se ha dicho y cómo se ha dicho en la comunicación oral.

 

Pros y contras de la transcripción natural y la literal

 

La transcripción natural es más económica, se entrega más rápidamente y es de lectura más fácil que la transcripción literal.

Sin embargo, no es posible analizar las emociones del orador y se pueden perder datos cruciales en la criba de frases inacabadas, muletillas, repeticiones, etc.

La literal, a su vez, permite analizar cómo se ha entonado la interacción, no se pierde nada de información, pero es de lectura más complicada justamente porque no se ha eliminado nada, es más cara que la natural y el proceso de transcripción es más lento porque hay que incluirlo todo.

 

Factores que influyen en el precio

 

La calidad del audio, el volumen, el hecho de que se tenga que traducir al mismo tiempo que se transcribe, o si se debe incluir el minutaje, aumentarán o no el precio por minuto. (¡Sí! Normalmente el precio de una transcripción se valora por minutos de audio.)

Lo mejor, cuando necesites una transcripción, es que le cuentes a la empresa que contrates para ello qué es lo que necesitas y para qué. Como profesionales, te aconsejaremos sobre cuál es la mejor manera de transcribir tu archivo y analizaremos cada caso en particular para darte la mejor solución.

 

¿Conocías ya todos estos intríngulis de la transcripción? ¿Te ha parecido interesante? ¡Cuéntanoslo en los comentarios y comparte esta entrada si te ha gustado!

 

2 Comentarios
  • Virginia
    Publicado a las 12:15h, 13 diciembre Responder

    Excelente artículo, bien documentado y mejor explicado. Gracias por compartir tantos detalles del mundo de la traducción profesional.

    • GEMMA traductora
      Publicado a las 12:44h, 13 diciembre Responder

      ¡Gracias a ti por el comentario!
      Cuanto más sabemos del mundo de la traducción mejor podemos encargar los trabajos como clientes y menos perdidos vamos, así que ese es nuestro objetivo con el blog 🙂

Deja un comentario